25 enero, 2010

Responsabilidad y conciencia, no es mucho pedir


Hace algún tiempo que intento realizar un llamamiento a la conciencia de las personas que tienen perros y los sacan a los parques a pasear, esos que muy tranquilamente observan como su perro caga, marchándose luego como si no ha pasado nada dejando la inconfundible huella con aroma incorporado en donde al perro le entraron las ganas; en realidad no creo que sea justo ni para padres que llevan a sus hijos al mismo parque, ni para las personas que no tienen perros y mucho menos para los que si tenemos y somos responsables de recoger la caca de éstos.
Particularmente cada vez que salgo con mi perro, entre las cosas que debo tener presente por sacar son las bolsas de recoger la caca, y que muy cívicamente puedes obtenerlas de unos dispensadores que se encuentran en los parques de forma gratuita colocadas por el ayuntamiento.
El sábado pasado he salido única y exclusivamente con cámara en mano para documentar lo que aquí comento y tratar de hacer llegar mi crítica un poco más lejos que de las paredes de mi casa, se podría decir que he hecho una sesión fotográfica de mierda.
Lo considero como una falta de consideración hacía los demás y que el simple hecho que traten de escudarse en que las personas encargadas de realizar mantenimiento y limpieza a calles y parques ya se encargarán de ello, pues permitidme deciros que además de ser una falta de respeto, a ellos no les pagan para que recojan la mierda de vuestros perros.
Son nuestros perros, son nuestra responsabilidad, las bolsas son GRATIS, se trata de un comportamiento cívico y responsable por parte nuestra, siempre salimos a las calles a exigir mejoras en nuestra comunidad porque para eso pagamos nuestros impuestos, exigimos áreas verdes para el esparcimiento de la ciudadanía, pero no son para convertirlos en pozos sépticos, muchos de nosotros somos ejemplo a seguir de las nuevas generaciones, por lo que no tendremos moral luego para exigir que después de que hagan un botellón nos dejen limpias las calles, los parques o la rambla, debemos aprender a respetar si queremos ser respetados.

2 comentarios:

Felix Casanova Briceño dijo...

Azmy...

Después de leer tu comentario en mi blog, me "pico" la curiosidad de conocer el tuyo, y me gusta tu forma de abordar las cosas, con lo cual, y con tu permiso, te sigo.

Un beso.

Azmy dijo...

Gracias!
He creado este blog, hace muy poco en realidad, como una vía de escape que necesito para drenar lo que veo afuera y que muy probablemente a muchos, como a mi, les produzca las mismas reacciones, pero que prefieren quedarse calladas y "aguantar", en vista de que tenemos medios, herramientas y un canal que permite que lo haga, pues aquí estaré. Así que cuando te apetezca y tengas el tiempo para leerme, ya sabes donde :)
Un beso!

Buscar en este blog